Bendición de Lápices 2022: Multitudinaria asistencia de estudiantes, padres y apoderados

La Arquidiócesis de Concepción junto con la Arquidiócesis de Santiago y las Diócesis de San Felipe y Rancagua, en colaboración con la Fundación Edelvives, han organizado para los profesores de religión un Congreso Interdiocesano. Este busca promocionar una profunda reflexión en torno al desarrollo y formación de la Inteligencia Espiritual, que posibilita una verdadera formación integral de los y las estudiantes que estudian en nuestras salas de clases. Esto implica formar personas que sepan formularse las preguntas fundamentales de la vida, buscando el sentido de la misma.

Actividades

Cada día se llevará a cabo una sesión en una zona eclesial, al mismo tiempo se transmitirá a través de YouTube para las demás localidades. Esto permite dar espacio a la participación presencial de los profesores en sus zonas y generar condiciones para la exposición de profesionales locales, tanto docentes como religiosos y/o académicos.

Invitada Internacional:

ISABEL GÓMEZ VILLALBA

Profesora de Religión en E. Secundaria

Coordinadora Innovación Pedagógica de la Delegación Episcopal de Enseñanza del Arzobispado de Zaragoza.

Experta en la temática de Inteligencia Espiritual y su desarrollo a través de la Didáctica Religiosa.

Fechas

9 a 12 de enero de 2023.

MAYOR INFORMACIÓN E INSCRIPCIÓN AQUÍ

En contexto de la rendición de la PAES 2022 este domingo 27 de noviembre se realizó en la Catedral de Concepción la Bendición de Lápices. 

La Eucaristía presidida por Monseñor Fernando Chomali contó con una multitudinaria asistencia de jóvenes, padres y apoderados, quienes recibieron la sentida reflexión, apoyo y buenos deseos del Arzobispo de Concepción.

Durante su Homilía, Mons. indicó a los estudiantes que: «con esta misa les queremos demostrar que los queremos, los queremos acompañar y sobre todo nos alegramos de que a pesar de tantas dificultades que han tenido especialmente durante estos dos últimos años, estén alegres, optimistas y esperanzados para dar la Prueba de Acceso a la Educación Superior”.

A lo que agregó «el día que ustedes pierdan sus sueños dejarán de ser jóvenes”, por lo que los llamó a no dejar que les roben sus sueños ni la alegría de vivir, ni tampoco “el encanto de la juventud, de estudiar y de proyectarse a un mundo mejor”.

De forma paralela el Arzobispo de Concepción señaló que es significativo que esta Misa se celebre en el mes de María “puede ser para ustedes una muy buena compañera de viaje. María quiere hacer la voluntad de Dios, que no siempre coincide con nuestra voluntad. A veces nos empecinamos en hacer cosas o estudiar cosas para las cuales no tenemos vocación. María quiso hacer la voluntad de Dios y Ella fue feliz”.

En este sentido mencionó su fracaso en la universidad intentando estudiar varias cosas, para luego logró terminar la ingeniería «finalmente encontré mi verdadera vocación que es la vocación sacerdotal».

«Por lo tanto, ustedes jóvenes, sé que han estudiado mucho, se han esforzado mucho, pero no le teman al fracaso, porque el fracaso siempre nos deja una gran enseñanza y nos tenemos que levantar”.

De esta forma, los llamó a ser optimistas y a tener presente que la vida es larga y siempre se puede recomenzar «Les pido de corazón, de todo corazón, que durante la universidad estudien sus materias,  pero también ábranse a otros ámbitos del saber. Nos han hecho creer en occidente que la racionalidad es científica y la verdad es que esa una racionalidad, hay una racionalidad ética, preocúpense de leer, de estudiar filosofía; hay una racionalidad estética, tenemos que embellecer el mundo, ustedes son personas que están llamadas a embellecer el mundo. Y también tenemos una racionalidad espiritual, que nos lleva hacia Dios” indicó.

Además añadió «nos han educado para ser individualistas y esa es la peor trampa en la cual podemos caer. El individualismo no aporta nada, lo único que hace es generar una sociedad excesivamente competitiva, en la cual muchos creen que los problemas se solucionan con la violencia”.

En relación al inicio del tiempo de Adviento, como tiempo de esperanza pidió «que nadie les robe la esperanza, pero una esperanza fundada en una sociedad en la cual todos tengamos cabida». En este sentido mencionó que para eso debemos mirar a Jesucristo, porque «no hay nadie que nos dé una respuesta más clara a lo que significa vivir que Jesucristo”.

A lo que agregó  “En este lugar está el futuro presidente de Chile:  Ministros, Seremis, líderes políticos, religiosos, economistas, científicos y quienes van a atender a los enfermos. Tómense la universidad en serio, necesitamos personas que estudien”

Para concluir Mons. invitó a quienes iniciaran este nuevo proceso a tomarse la universidad en serio, ya que entre ellos se encuentra el futuro de Chile, “necesitamos personas que estudien. Hoy día el conocimiento avanza a mil por hora y nosotros creo que vamos a uno por hora. Ese es un esfuerzo que tenemos que hacer en conjunto, no le den espacio a la mediocridad, la mediocridad nos ha hecho mucho daño. No le den espacio a la flojera, también nos ha hecho daño. Entreguen la vida para que podamos entregarle a las futuras generaciones un mundo mejor”.

El encuentro también contó con la participación de Elizabeth Chávez, SEREMI de Educación de la Región del Biobío quien indicó que para el Mineduc es de vital importancia que todos los jóvenes puedan rendir la PAES de forma tranquila “Estar aquí para mi como persona y como Secretaria De Educación es importante porque es necesario que podamos acompañarlos”.

En esta línea agregó “Es una gran oportunidad para ellos. Ya hicieron todo lo que debían hacer, ahora tienen que estar tranquilos, ir con fe y rendir esta prueba. Les deseo lo mejor. que tengan un gran futuro, porque si ellos lo tienen nosotros como país igual lo tendremos”. 

Al finalizar la Misa, Renata Herrera, alumna de Cuarto Medio del Colegio María Inmaculada de Concepción señaló que la instancia fue fundamental para ella “me sirvió para reflexionar sobre todos los posibles caminos que puedo tomar desde ahora en adelante. Con lo que dijo Monseñor me di cuenta de muchas cosas, valoro sus palabras. Necesitaba escuchar algo más que la típica pregunta sobre la carrera que quiero estudiar”.