Jornada de “Estrategias para evaluar en el Sistema de Clases Híbridas”

La Arquidiócesis de Concepción junto con la Arquidiócesis de Santiago y las Diócesis de San Felipe y Rancagua, en colaboración con la Fundación Edelvives, han organizado para los profesores de religión un Congreso Interdiocesano. Este busca promocionar una profunda reflexión en torno al desarrollo y formación de la Inteligencia Espiritual, que posibilita una verdadera formación integral de los y las estudiantes que estudian en nuestras salas de clases. Esto implica formar personas que sepan formularse las preguntas fundamentales de la vida, buscando el sentido de la misma.

Actividades

Cada día se llevará a cabo una sesión en una zona eclesial, al mismo tiempo se transmitirá a través de YouTube para las demás localidades. Esto permite dar espacio a la participación presencial de los profesores en sus zonas y generar condiciones para la exposición de profesionales locales, tanto docentes como religiosos y/o académicos.

Invitada Internacional:

ISABEL GÓMEZ VILLALBA

Profesora de Religión en E. Secundaria

Coordinadora Innovación Pedagógica de la Delegación Episcopal de Enseñanza del Arzobispado de Zaragoza.

Experta en la temática de Inteligencia Espiritual y su desarrollo a través de la Didáctica Religiosa.

Fechas

9 a 12 de enero de 2023.

MAYOR INFORMACIÓN E INSCRIPCIÓN AQUÍ

La Vicaría Pastoral para la Educación del Arzobispado de Concepción organizó la jornada “Estrategias para evaluar en el Sistema de Clases Híbridas”, que se llevó a cabo el lunes 18 de octubre.

La instancia se realizó a las 17:30 horas, a través de la plataforma Zoom con los Colegios de Iglesia y no Confesionales, y tuvo como relatora a Rayen Inostroza, profesora de Español de la Universidad de Concepción.

En ese contexto, la docente que cuenta con un vasto currículo académico expresó que “fue interesante conocer las formas evaluativas que han estado utilizando los académicos durante las clases híbridas y los desafíos que actualmente enfrentan. Tuvimos la oportunidad de compartir y contrastar ambas realidades y también de aprender sobre herramientas y prácticas que están utilizando en diferentes instituciones”.

A su vez agregó que “antes ya era un desafío responder a la variedad de necesidades educativas que estaban en el aula, así que ahora con estudiantes que asisten de dos maneras diferentes es aún más complejo”.

Bajo ese escenario, la académica precisó que “lo primero es reconocer que no podemos esperar enseñar una clase como lo hicimos anteriormente (con movimiento constante, chequeando que todos fueran al mismo ritmo o incorporando varias actividades didácticas). Hoy el enfoque está en “sobrevivir”, cometer errores y buscar la forma de mejorar. Los estudiantes que están en la sala va a un ritmo más rápido que quienes están en la videoconferencia, también en el salón la interacción es mucho más que entre estudiantes virtuales porque estos últimos no están tan enganchados y tampoco sienten las mismas motivación”.

La jornada se centró en tres ejes principales: estrategias pedagógicas de evaluación formativa, estrategias de evaluación en clases híbridas y estrategias pedagógicas de evaluación sumativa.

Por otra parte, Claudio Linke Hernández, jefe de UTP Colegio Inmaculada Concepción – Talcahuano y quien también fue partícipe de la jornada, comentó que “me parecen muy fructíferas y enriquecedoras este tipo de jornadas ya que muchas veces como colegios nos vemos enfrentados a dudas que nos cuesta resolver y el Arzobispado, por medio de su Vicaría Pastoral de Educación, las recoge y busca la manera de poder darles respuesta, ya sea con nuestras reuniones mensuales, o con estas jornadas donde se invita a un experto con quien podemos tener un diálogo pedagógico que nos permite dar respuesta a nuestras inquietudes”.

Consultado por cuál es el principal desafío que presenta las clases híbridas, el facultativo indicó que “poder llevar a cabo un proceso de enseñanza efectiva para los estudiantes presenciales y quienes están online, es atender a dos mundos muy distintos, para lograrlo primero se debe contar con el equipamiento necesario, ya que enseñar de manera presencial en la sala de clases, no es lo mismo que hacerlo solo frente a un computador. Es importante fomentar la participación y monitorear constantemente ambos mundos. Por último, y lo más importante, desde mi punto de vista, es el espíritu de colaboración, que se da entre los docentes. Esto ha sido clave para reinventar el proceso de enseñanza y sacar adelante este gran desafío que ha sido enseñar en tiempos de pandemia”, cerró.