Columna: La violencia en establecimientos escolares de nuestro país

La Arquidiócesis de Concepción junto con la Arquidiócesis de Santiago y las Diócesis de San Felipe y Rancagua, en colaboración con la Fundación Edelvives, han organizado para los profesores de religión un Congreso Interdiocesano. Este busca promocionar una profunda reflexión en torno al desarrollo y formación de la Inteligencia Espiritual, que posibilita una verdadera formación integral de los y las estudiantes que estudian en nuestras salas de clases. Esto implica formar personas que sepan formularse las preguntas fundamentales de la vida, buscando el sentido de la misma.

Actividades

Cada día se llevará a cabo una sesión en una zona eclesial, al mismo tiempo se transmitirá a través de YouTube para las demás localidades. Esto permite dar espacio a la participación presencial de los profesores en sus zonas y generar condiciones para la exposición de profesionales locales, tanto docentes como religiosos y/o académicos.

Invitada Internacional:

ISABEL GÓMEZ VILLALBA

Profesora de Religión en E. Secundaria

Coordinadora Innovación Pedagógica de la Delegación Episcopal de Enseñanza del Arzobispado de Zaragoza.

Experta en la temática de Inteligencia Espiritual y su desarrollo a través de la Didáctica Religiosa.

Fechas

9 a 12 de enero de 2023.

MAYOR INFORMACIÓN E INSCRIPCIÓN AQUÍ

Ricardo Castro C.

Director Escuela de Educación, Facultad de Educación, UCSC. Contacto: rcastroc@ucsc.cl

Durante este año, la violencia en las escuelas ha sido una noticia recurrente. El confinamiento por la pandemia y el retorno a las clases presenciales ha dejado en evidencia una serie de hechos violentos en establecimientos escolares a lo largo de todo Chile, con un aumento del 38% en las denuncias por maltrato entre estudiantes, según datos de la Superintendencia de Educación.

Tenemos frente a nosotros las consecuencias de un largo periodo de distanciamiento social, que se refleja en dificultades relacionales y de salud mental que repercuten en la convivencia cotidiana en las escuelas, sin embargo, no todo esto se explica por los efectos post pandémicos, pues la crisis de convivencia viene siendo un problema en los últimos años. Según la UNICEF la mitad de los jóvenes en todo el mundo sufre violencia entre compañeros en la escuela, mientras que uno de cada tres estudiantes entre los 13 y los 15 años experimentan acoso o se han involucrado en peleas físicas. Por su parte la UNESCO estima que 246 millones de niños y adolescentes podrían ser víctimas de la violencia al interior y alrededor de sus escuelas.

¿Cómo hacer de nuestras escuelas un lugar de encuentro para estudiar y desarrollarse? No existe una respuesta simple para garantizar que todos los estudiantes tengan acceso a ambientes de aprendizaje seguros y sanos, ya que son muchos los factores que influyen en las dinámicas de convivencia escolar, transformándose en un desafío complejo para las comunidades educativas.

A las pocas oportunidades de socialización que han experimentado nuestros estudiantes en los últimos años, se agregan las condiciones de base que nuestro sistema escolar y social ha cimentado a lo largo de los años como escenarios poco propicios para el desarrollo de habilidades sociales y emocionales.

Lee más sobre violencia escolar aquí: https://es.unesco.org/themes/acoso-violencia-escolar

Nuestro sistema educativo ha puesto el foco en la formación para la productividad y la eficiencia, fomentando el individualismo y la competitividad muy acorde al modelo socioeconómico imperante. Más allá de los resultados académicos y las mediciones estandarizadas, se requiere incorporar espacios educativos que permitan el desarrollo socioemocional, de tal manera de revertir el desequilibrio formativo que minimiza el bienestar integral y la salud mental de los estudiantes, condiciones necesarias para cualquier experiencia de aprendizaje.

Por lo anterior se requiere resignificar el sentido de lo educativo. Si queremos reducir la violencia en la sociedad y en la escuela en particular, tenemos que crear espacios educativos dialógicos, críticos y colaborativos, que dejen atrás las perspectivas autoritarias, funcionalistas y de mercado que solo han buscado el control de unos sobre otros, abordando en este caso, la convivencia escolar desde estrategias regulatorias y punitivas.

En una de las últimas entrevistas a Humberto Maturana, sobre lo verdaderamente importante al momento de educar, nos dice: “Hoy el problema de la educación no es de la inteligencia, sino de la emoción. Si no me encuentro con el otro y no lo valoro, con emociones y sentimientos propios, no podemos educar. La educación no es sobre conocimientos, es sobre encuentros. Si guío la mirada, entonces amplío el entendimiento y puedo educar”.

Herramientas de Formación Pedagógica de Viceduc relacionadas con violencia escolar aquí: https://viceduc.cl/socioemocional/