Obispos Auxiliares de Concepción se reunieron con estudiantes de colegios de Iglesia

La Arquidiócesis de Concepción junto con la Arquidiócesis de Santiago y las Diócesis de San Felipe y Rancagua, en colaboración con la Fundación Edelvives, han organizado para los profesores de religión un Congreso Interdiocesano. Este busca promocionar una profunda reflexión en torno al desarrollo y formación de la Inteligencia Espiritual, que posibilita una verdadera formación integral de los y las estudiantes que estudian en nuestras salas de clases. Esto implica formar personas que sepan formularse las preguntas fundamentales de la vida, buscando el sentido de la misma.

Actividades

Cada día se llevará a cabo una sesión en una zona eclesial, al mismo tiempo se transmitirá a través de YouTube para las demás localidades. Esto permite dar espacio a la participación presencial de los profesores en sus zonas y generar condiciones para la exposición de profesionales locales, tanto docentes como religiosos y/o académicos.

Invitada Internacional:

ISABEL GÓMEZ VILLALBA

Profesora de Religión en E. Secundaria

Coordinadora Innovación Pedagógica de la Delegación Episcopal de Enseñanza del Arzobispado de Zaragoza.

Experta en la temática de Inteligencia Espiritual y su desarrollo a través de la Didáctica Religiosa.

Fechas

9 a 12 de enero de 2023.

MAYOR INFORMACIÓN E INSCRIPCIÓN AQUÍ

Este jueves 5 de mayo, en una instancia de encuentro y testimonio, estudiantes de los colegios de Iglesia de la Arquidiócesis de Concepción se reunieron con los Obispos Auxiliares, Mons. Bernardo Álvarez y Mons. Oscar García en el Liceo La Asunción de Talcahuano.

Con dinámicos cantos a cargo del coro del Colegio Inmaculada Concepción de Talcahuano, los presentes dieron la bienvenida a sus especiales invitados. Tras la oración inicial y una breve presentación de los nuevos Obispos, representantes de los colegios hicieron preguntas a ambos sobre su vocación, experiencias y algunos de los principales desafíos que tendrán en esta nueva etapa de sus vidas al servicio de Dios.

Luego de la ronda de preguntas y la presentación de un video con saludos de algunos colegios que no pudieron asistir, Mons. García y Mons. Álvarez realizaron la bendición final a las delegaciones de estudiantes presentes, para luego compartir con ellos y tomarse fotografías.

En este contexto, Monseñor Oscar García puso énfasis en la importancia de escuchar las inquietudes de los jóvenes y expresó que fue «una jornada extraordinaria. Esperemos que las respuestas que les pudimos entregar los motive, en primer lugar, a seguir a Jesucristo, descubrir lo que Dios quiere para ellos y cómo ellos pueden ser instrumentos de la presencia del Señor, pero sobre todo viviendo en el testimonio, en la fraternidad, la solidaridad, en el amor y en el servicio desinteresado para el otro».

La estudiante del Liceo La Asunción, Javiera Rocha, comentó que: «Fue muy interesante poder conocer la vida de los nuevos Obispos Auxiliares, compartir con ellos y que hayan respondido todas nuestras preguntas. Les deseo lo mejor para su nuevo servicio».

Por su parte, Dominique Carrasco, del Instituto de Humanidades de Concepción: «Fue muy emocionante, porque estuve muy cerca de ellos y es súper significativo todas las respuestas que dieron a nuestras preguntas. Espero que más adelante se pueda repetir esta ocasión, porque acerca mucho a la comunidad y sobre todo a los más jóvenes».

Pasado Asuncionista

El encuentro tuvo un significado especial para Monseñor Bernardo Álvarez, quien vivió parte de su etapa escolar en la salas y pasillos del Liceo La Asunción de Talcahuano y hoy vuelve como Obispo Auxiliar al encuentro con los estudiantes.

«Me emociona volver a mis raíces y pensar en mis profesores y compañeros con los que pudimos compartir la vida, los sueños y proyectos», mencionó Mons. Álvarez, quien recordó su paso por el liceo y agregó que: «Acá también se van materializando diversas vocaciones. Yo finalmente descubrí esta vocación, un regalo del Señor, primero como sacerdote y ahora como Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Concepción. Estoy feliz de compartir este momento y espero que haya sido significativo para todas las comunidades educativas que pudieron participar».

Miriam Cabrera, antigua profesora jefe de Monseñor Álvarez, lo recordó con cariño en su retorno: «Era un estudiante regular, pero se destacaba en las matemáticas y era un gran deportista. Pudimos compartir durante 4 años para luego verlo egresar y entregarlo al mundo».

«También tuve la posibilidad de hacerle clases a sus hermanos menores, así que tengo una vida comprometida con la educación del Padre Bernardo y su familia. Verlo volver al liceo es un orgullo grande, porque, aparte de lo académico, acá están algunos de sus cimientos y muchas vivencias», finalizó.